Noticias del dia: 2012-03-20 09:35:28  
100 años de Euzko Etxea de Santiago de Chile
Palabras en la apertura de la celebración auspiciada por la Diputación Foral de Bizkaia
… Cruzas la tierra, no es tu tierra, te despierta la luz, y no es tu luz, la noche llega: faltan las estrellas. Hallas hermanos: pero no es tu sangre… así nos recuerda Neruda en su poema “Memorial de Isla Negra”, el desgarro del destierro y sus insospechadas dimensiones.

El vasco que abandona su pueblo, por distintos motivos y en distintos períodos de la historia, vive dos vidas: una soñando el anhelado retorno y otra, luchando día a día abriéndose un espacio vital, el de la subsistencia en otra tierra, en otro idioma, entre otras gentes. Y desde siempre, en ese diario vivir, le urge la necesidad de buscar un lugar de encuentro con los suyos, emulando instituciones, conservando sus tradiciones y su lengua.

Es así como en los siglos XVI y XVII, nacen las Cofradías de Arantzazu creadas en Perú, México y Chile y así también, a fines del XIX y principios del XX, las primeras Euskaletxeak, coincidiendo con fuertes emigraciones hacia América.

En marzo de 1912 se firma la escritura legal de la creación del primer Centro Vasco en Santiago de Chile, el que funcionó en diversos lugares de la ciudad, pues no tenía un sitio propio.
Años después y en respuesta a lo que se vivía en Euskal Herria, se crea en 1931, dentro del mismo centro vasco, una agrupación de jóvenes con un mayor compromiso político nacionalista, denominada Euzko Gastedija, quienes recibieron como herencia de don Vicente Aranguren en 1943, una propiedad en la calle Echeverría 1002. Durante algunos años, ambas instituciones funcionaron de forma paralela, uniéndose sólo para Aberri Eguna, Iñaki Deuna y Mikel Deuna.

Terminada la Guerra Civil y ya con el Gobierno Vasco en el exilio, se recibió la primera visita del Lehendakari Aguirre en 1942. A su llegada, se iniciaron las gestiones para unificar ambas agrupaciones y unidas compraron la propiedad y construyeron en 1957 la casa en la que hoy celebramos, bautizándola con el nombre de Euzko-Etxea. Desde aquellos años, acoge a los vascos de los siete herrialdes.

Hoy estamos de fiesta… nuestra casa cumple 100 años… la familia y los amigos reunidos brindamos por ella, con el ferviente deseo de que cumpla muchos más. Recodamos a los que ya no están y que hicieron posible su creación y su desarrollo y recibimos con los brazos abiertos a sus nuevos integrantes, sabia nueva que hará posible perpetuar el sueño.